El estrés en los gatos se manifiesta de muchas maneras

Estrés en los gatos

Al igual que los humanos los gatos también pueden sufrir un exceso de estrés. El estrés de los gatos puede perjudicar a su vida y a su felicidad.

Si su gato tiene un cambio de comportamiento, se vuelve violento, se limpia en exceso, deja de comer, etc.. es posible que esté experimentando un exceso de estrés.

En el post de hoy les vamos a hablar del estrés en los gatos, cómo detectarlo, prevenirlo y solucionarlo.

¿Qué es el estrés en los gatos?

El exceso de estrés en los gatos es un trastorno emocional debido a una circunstancia o cambio negativo en la vida de éste. El estrés suele deberse a cambio ambientales, tales como; cambio de hogar, reformas, presencia de un nuevo miembro en la familia, etc… y también se puede deber a cambios hormonales o enfermedades.

Causas del estrés en los gatos.

Los cambios en la vida del gato suele ser el motivo principal del estrés, ya que los gatos son animales independientes y muy territoriales.

Como los humanos, los gatos también tienen su propia personalidad y algunos son más sensibles a los cambios que otros, es por esto que no todos los gatos sufren estrés al vivir las mismas circunstancias.

Las causas del estrés en los gatos son muy diversas, aquí les vamos a mencionar las más comunes:

  1. Nuevo miembro en la familia: Con la llegada de otro miembro al hogar, ya sea un perro, un gato o un bebé puede ser un motivo de estrés para nuestro gato.
  2. Cambio de casa o reformas: Como ya hemos mencionado antes, los gatos son muy sensibles a los cambios y un cambio de casa o una reforma son cambios que muchos gatos no llevan bien.
  3. Ruido en casa: Los gatos son animales muy tranquilos y duermen aproximadamente unas 18 horas al día, si en su hogar siempre hay mucho ruido (música alta, gritos, reformas, etc…), es normal que nuestro gato sufra un exceso de estrés.
  4. Ausencia de su propietario: los gatos que sufren un exceso de estrés por la ausencia de su dueño, suelen ser gatos dependientes y acostumbrados a la compañía.
  5. Otros motivos, tales como: problemas con la caja de arena, enfermedad, mala relación con su dueño, etc..

Síntomas del estrés en los gatos.

Los síntomas del estrés en los gatos pueden ser muy variados, y debemos estar muy atentos para poder detectarlos.

  1. Aparición de nuevas fobias: Todos los gatos suelen tener fobias a algo como el (ruido de bolsas, aspirador, el ruido de los coches, etc..) pero con un exceso de estrés pueden aparecer nuevas fobias que antes nunca existieron.
  2. Maullidos: Es posible que nuestro gato suela maullar cuando tiene hambre, sed o cuando juega, pero sólo se produce en momentos puntuales. Cuando los maullidos se producen de forma más continua es posible que nuestro gato esté sufriendo un exceso de estrés.
  3. Agresividad: Los gatos domésticos suelen tener un comportamiento tranquilo mientras no se les moleste, pero si nuestro gato sufre estrés, esto puede cambiar y volverse un gato agresivo.
  4. Cambios en la orina: Cuando un gato sufre estrés puede tener problemas a la hora de miccionar (micción de manera más frecuente, sangrado, incomodidad, etc..). Debemos estar atentos frecuentemente a las micciones del gato.
  5. Defecaciones y micción fuera de la caja de arena: Cuando un gato sufre de problemas de estrés, es posible que defeque y miccione fuera de su caja para llamar la atención de su dueño y/o con el objetivo de dejar su olor por la casa, esto suele ocurrir cuando existe un estrés por la presencia de más animales en la casa, aunque defecar y miccionar fuera de la caja no siempre es síntoma de un estrés.
  6. Un acicalamiento excesivo: Los gatos se caracterizan por ser animales muy limpios, pero si existe un acicalamiento excesivo, sobre todo en la zona de las patas, barriga y los muslos, es posible que el gato esté experimentando un exceso de estrés.
  7. Aislamiento: Cuando un gato se aísla más de lo habitual puede ser síntoma de un exceso de estrés en nuestro gato.
  8. Cambios en el apetito: Si un gato sufre estrés, es posible que haya un cambio en su apetito (más apetito de lo habitual, poco apetito o que empiece a masticar objetos).
  9. Otros síntomas, tales como: Nuestro gato está más cariñoso de lo habitual, se arranca el pelo, deja de jugar, etc..
Prevención del estrés en los gatos.

Para prevenir y/o solucionar el exceso de estrés en nuestro gato , lo primero es estar atentos a los síntomas antes mencionados y a su comportamiento.

Una vez veamos conductas extrañas o diferentes en nuestro gato, debemos acudir a un veterinario porque podemos confundir el estrés con algo más grave, como una enfermedad.

Una vez nos hayamos cerciorado que nuestro gato no padezca una enfermedad y sea un exceso de estrés lo que está sufriendo, debemos detectar el problema que lo causa y a continuación ponerle una solución.

Cookies

TelepiensosCanarias Respetamos tu privacidad. No usamos cookies propias ni de terceros en nuestro sitio. Realizamos análisis con nuestro sistema propio basado en tu dirección IP. No compartimos datos con otras empresas. Si tienes preguntas, contáctanos. Gracias por confiar en nosotros.

«Configuración»
Aceptar
Ponga sus datos y la consulta y le llamaremos lo antes posible. Gracias
Enviar